Soy, Cynthia Robleswelch, La mamá de Rocco

En medio de aquel anonimato tan delicioso que me da la Ciudad de México, me senté a observar en pleno Reforma la rapidez con la que las cosas pasan.

La gente va y viene, amores, desencuentros, perros callejeros, sonrisas gratis, violencia en cada esquina, niños solitarios, colores vivos, miedos, sorpresas y mientras yo, pasmada, armando historias, me dejo ser y cultivo mi mayor pasión: observar y entender el estilo de vida que nos envuelve y que nos convierte en los #1 en las estadísticas más resonantes a nivel mundial. No solo en Cdmx sucede esto, yo vivo en el norte del país y a través de los últimos 10 años he trabajado e investigado lo que más he podido sobre el consumo de los seres humanos y como este se ha transformado y ahora nos tiene viviendo sin calidad de vida y dependiendo de la industria, con salud deficiente y sin poder disfrutar al máximo.

Las enfermedades crónico-degenerativas han desplazado a las pandemias infecciosas y son ahora las principales causas de mortandad del mexicano, sin distinguir estatus social o cultural.

Irónicamente somos reconocidos por nuestra vasta y colorida gastronomía; entre sabores, texturas y aromas que reflejan nuestras tradiciones y cultura milenarias se asoma nuestra perdida identidad. Éste es el legado que estamos dejando a los nuestros.

Yo crecí cerca del mar, pero ahora vivo al pie de las montañas, soy mamá de profesión, investigadora por curiosidad, productora por naturaleza y comunicadora por esencia. Me encanta compartir, hablar con la gente y crear comunidad. Mis pasiones: escribir, cocinar, educar, bailar, las artes, hacer amigos.

Soy la mamá de Rocco. Él, mi pequeño maestro de 10 años, me ha graduado en maestría, doctorado y lo que me falta de muchas cosas, especialmente la de ser sensible y humana. Existen especialidades y escuelas para padres, pero nunca como la que te ofrece tu propio hijo.

A los 44 años, plenos y bien vividos, he aprendido que alimentarme en toda la extensión de la palabra de manera integral es la clave.

Alimentarnos es una necesidad básica, lo que vemos, escuchamos, sentimos, decimos y comemos alimenta todo nuestro ser y define quiénes somos. Cada nación y cada pueblo necesita como mayor inversión #educación en todos los sentidos.

Ser mamá para mí ha significado entender qué es vivir. Entender el concepto de familia desde lo más profundo de mi ser, sin estereotipos. Ser mamá me ha hecho tener absoluta empatía con mis semejantes y cada ser vivo que se cruza en mi camino. Me ha hecho valorar lo básico y tener un amor intenso por la naturaleza.

Los mejores regalos hoy se han convertido en momentos, sonrisas, abrazos, descubrimientos, sorpresas, tiempo, miradas, suspiros y cada día, con todas sus implicaciones, se ha convertido en una escuela para ser la mamá más feliz del mundo.

Rocco me ha hecho entender que en busca de lo mejor perdemos el camino y que lo importante es el trayecto, no la meta.

Sígueme en redes sociales y conoce mis propuestas para crear comunidad. @mamaderocco @una escuela de colores

Abraza a los que más quieres y a los que no también, pero empieza por ti mismo.

Cocina para ti y los que te rodean.

Sonríe. #Ellosloagradecerán.

Para reportar este post necesitas iniciar sesión primero.

Publicaciones Relacionadas

Menú del sitio
  • hace 49 años, 2 meses creado