¡Mi Casa es Tu Casa!

Nuestra evolución como seres humanos a través de la historia está repleta de grandes movimientos migratorios, la búsqueda de alimento, buen clima y mejores lugares para vivir ha forzado al hombre a dejar el sedentarismo, realizar grandes expediciones para recorrer distancias y descubrir nuevas tierras, desde los desplazamientos en Asia hacia Europa y China en la Edad Media, pasando por la conquista mediante expediciones de países de Europa dando pie a la colonización de América y también de África hacia el continente americano.

En la actualidad la dinámica de movimientos migratorios se presenta de Asia, África y Europa del Este hacia Europa central y norte, así como de América central y sur hacia Norteamérica. Las motivaciones van desde la necesidad de empleo, mejor lugar para vivir y además de persecuciones políticas o conflictos bélicos.

Intenso debate se registra actualmente en nuestro país por la presencia de las llamadas caravanas migrantes, lo que conocemos es que son grupos de personas provenientes de Centroamérica principalmente de Honduras y Guatemala cuyo principal interés es trasladarse por nuestro país para solicitar asilo en los Estados Unidos, situación que ha generado diversas reacciones lo cual me parece plenamente justificado por tratarse de un fenómeno muy complejo.

A fin de tener la perspectiva precisa es necesario realizar diferentes reflexiones al respecto, en principio reconocer el intenso  y doloroso drama que representa para cualquier persona verse forzada a dejar su país de origen por cualquier motivo, esto no deja de ser una tragedia humanitaria dada la condición de extrema vulnerabilidad de los migrantes.

Hace meses se hizo presente en medios el tema del recorrido de un grupo de personas que salió de Honduras para intentar trasladarse y como destino final ingresar a los Estados Unidos, (actualmente ya se reporta la partida de El Salvador de la 4ta. Caravana y se espera el arribo a Tijuana de hasta 7,000 migrantes adicionales) el número de personas marchando se fue incrementando hasta ser aproximadamente más de 4,000  realizaron el recorrido a pie y en ocasiones con facilidades se transportaron en vehículos, cuando finalmente llegaron a la frontera de México con Guatemala con forcejeos y amagos este grupo, denominado la Caravana Migrante, ingresó a territorio nacional de manera sorpresiva y no libre de sospechas, ya que aún desconocemos como fue que la autoridad migratoria del país, que es el Instituto de Migración, permitió que un grupo pasara por el punto de acceso de la frontera sin realizar los trámites migratorios, o si les facilitaron a todos la visa de visitantes. Hay más preguntas: Todos contaban con los requisitos que establece la Ley de  Migración y su reglamento? Se cubrió el trámite respectivo en todos los casos?

La sospecha se hizo más  latente en virtud que esto se desenvolvió en plena víspera de las elecciones de medio término en los Estados Unidos, y lo que se observó a plenitud fue que el Presidente Donald J. Trump utilizó este tema como base de su retórica en campaña a favor de los candidatos del Partido Republicano, usando el tema de los migrantes como un peligro a la seguridad de su país y alimentando el discurso de miedo y odio racial.

En retrospectiva no se conoce a ciencia cierta quien fomentó y organizó a la 1ª. Caravana Migrante, lo que se conoce hoy es por dicho de los migrantes que refieren se enteraron por Facebook y grupos de Whatsapp, asimismo existe un video con personas no identificadas entregando dinero en efectivo a los participantes. El fenómeno migratorio se integra por componentes muy complejos y hasta contradictorios, cuál es el papel del país expulsor? Y en el caso de México como país que recibe migrantes, aún y en tránsito, cuál es la responsabilidad que se asume por parte del Presidente en turno y las autoridades migratorias?

Una política migratoria eficiente es la que reconoce lo inevitable de este problema, dictando y aplicando medidas para regularlo, controlando los ingresos, mediante la evaluación de las solicitudes de visas y asilo, estableciendo además cuotas para el número y calidad de los residentes, siempre anteponiendo el interés de los ciudadanos de México y así poder ser anfitriones que podamos recibirlos en las mejores condiciones posibles.

Lamentable es decirle a los migrantes que bienvenidos y pasen, cuando no podemos asegurarles dignidad en nuestro suelo, hay en esto una enorme responsabilidad de los Presidentes, ya que en el discurso hablan de respeto a sus derechos y hasta de empleos en un país donde hay pobreza, inseguridad y desempleo, vergüenza les debería dar abrir la boca al no poder brindarles eso a nuestros compatriotas, obvio, menos a los migrantes,  y a los nuestros si están obligados, por eso tengamos mucho cuidado cuando digamos pásale mi casa es tu casa!

Roberto Romo Tijerina.

Mexicano nacido en Monclova. Regio por auto adopción, gerente empresarial, libre pensador, defensor de libertades. Amante del café y de mi familia.

Para reportar este post necesitas iniciar sesión primero.

Publicaciones Relacionadas

Menú del sitio
  • hace 48 años, 11 meses creado