En Serio – La huída también es defensa.

Es natural que siendo regios, con arraigo solido y bien definidos por nuestra cultura basada en el esfuerzo  y el tesón, es natural que siempre enfrentemos nuestros contratiempos y no hagamos caso a invitaciones  a claudicar ante las adversidades de la vida, pero el aplicar la huida, también es una defensa, y no se tiene nada de deshonra  el aplicarla.

Así de simple, con humildad y con la firme idea de que en ocasiones hay cosas que no están en nuestras manos, uno como ser humano debe de ser consiente y saber cuales batallas si habrías de pelear y cuales no.

Esto lo deben de entender muchos de nuestros actores públicos y políticos en funciones, que carentes de sensibilidad, empatía,  experiencia,  pero sobre todo buena escucha para con sus gobernados ya no dejan avanzar un Estado, una Secretaría, una dirección, o la misma alcaldía, por citar ejemplos.

Hay funcionarios públicos que bien podrían ser excelentes soldados u arquitectos, y desarrollar con eficacia sus funciones por lo meticulosos y “cuadrados” de sus criterios para hacer las cosas, pero en la función pública no tienen nada que hacer ahí.

Es por ello que este tipo de funcionarios deberían  de hacer un autoanálisis y ver en retrospectiva sus logros alcanzados, medirse, comprarse con demás actores públicos que han estado  en sus respectivas funciones y ver si han hecho bien su trabajo, si no, pues a aplicar la huida, decorosa y por el bien de todos, que al cabo esta también es defensa, una defensa por el bien de muchos y perjuicio de uno solo.

Para reportar este post necesitas iniciar sesión primero.

Publicaciones Relacionadas

Menú del sitio
  • hace 49 años, 2 meses creado