Aliento de Dragón – “Transparencia”

¡Ok! El tema de los últimos días en Nuevo León es el llamado “Tarifazo”. Hay un grupo de personas que llevas varios días en el Palacio de Cantera haciendo guardia para imponer su postura en contra de las tarifas de transporte que aún no están aprobadas pero que a dicho del Gobernador del Estado, es un hecho que habrá incrementos en costo del metro y de las rutas de camión, y en una de esas hasta de los taxis.

En lo particular no soy usuario habitual ni mucho menos, sin embargo, hay que reconocer que nuestro sistema de trasporte colectivo tiene muchas carencias. Las dos únicas líneas del metro con que contamos en Nuevo León no han tenido mantenimiento preventivo en mucho tiempo. Los cambiones contaminan que da gusto y los taxis piratas proliferan por toda el área metropolitana. En resumen, es un caos.

Pero al mismo tiempo se entiende que nuestro Estado ha sido castigado con recursos federales en los últimos años y que es necesario tener solvencia para operar. El diésel en particular ha subido considerablemente y las tarifas se han mantenido en los últimos años por lo que los concesionarios argumentan que la situación para ellos ya es insostenible, pues no pueden modernizar las unidades, las calles están en mal estado y dañan considerablemente las unidades, o bien no hay paradas de camión en condiciones optimas para brindar un servicio de mayor calidad.

Ambos bandos tienen certeza en sus apreciaciones, pero es el Gobierno quien tiene que fungir como mediador en estos asuntos. Es el Estado quien debe fungir como mediador y parte conciliadora. No puede, ni debe ser juez y parte. Para ello, lo que debe hacer desde mi punto de vista muy personal es comenzar a transparentar la información en ese sentido. Tiene que dar a conocer costos de operación del metro y como se usa el dinero. Es su deber mostrarnos a las los ciudadanos cuanto gana el concesionario para cada usuario y cuanto le queda a las arcas públicas por permitirle brindar el servicio. Esa información no esta a la mano. Por eso el ciudadano duda en ser consciente que los aumentos, por el puro tema de inflación son necesarios. El tema es que no hay una tabla que ejemplifique el porque de os aumentos. No hay una autoridad que salga a mostrarnos la situación de los medios de transporte en el área metropolitana. Nos piden que creamos, de buena fe, que al empresario que brinda el servicio ya no le alcanza; pero en estos tiempos la gente necesita certeza, claridad y sobre todo transparencia.

Todos los ciudadanos seriamos conscientes que el servicio no se ha incrementado en unos años y que quizás sea justo que las tarifas se revisen, pero cuando comparas el servicio y el costo del área metropolitana de Guadalajara o de la Ciudad de México, que son mucho más equiparables a lo que sucede en Monterrey y su zona conurbada, te das cuenta que los costos de pasaje con menores y con mucho mejor servicio. En la capital del país en subsidio, eso ayuda; o en Guadalajara hay camiones que no lucen tan modernos.  Esos temas se entienden, cada caso es distinto. Pero lo que debe imperar es la transparencia. Es necesario que alguien salga a decirnos en Monterrey cuesta tanto el transporte por estas circunstancias; el Estado recibe tanto por ingresos derivado de la operación del metro y de los concesionarios del servicio. Pero nadie lo hace. Le damos paso a la confrontación cuando podríamos ahorrarnos muchos malos ratos tratando de adivinar quien tiene la razón. Cuando te explican con razones, con números, es mucho más fácil poder comprender la magnitud del problema. Si nos dicen como se utilizan los recursos, o de que manera se van a utilizar los incrementos y como se pretende, en base a ello, mejorar la eficiencia de nuestro sistema de transporte colectivo, podemos entenderlo. La cosa es que nadie nos lo dice. Muchos corajes de las autoridades y muchos días de personas que hacen un plantón en Palacio se pueden evitar si ponemos en práctica la transparencia. Cuando se dan razones nadie discute. Cuando se pretenden imponer voluntades todos perdemos. La solución se llama transparencia. Solo en base a ella podemos comprender la situación real y quizás hasta un incremento en las tarifas. Solo así, ¿no cree usted?

Para reportar este post necesitas iniciar sesión primero.

Publicaciones Relacionadas

Menú del sitio
  • hace 49 años, 1 mes creado